Parque Isidora Cousiño

HISTORIA DEL PARQUE LOTA

El parque Isidora Cousiño, más conocido como Parque Lota, es el jardín botánico más importante de la región del Biobío. Fue diseñado entre los años 1862 y 1873 por los paisajistas británicos Mr. Barlet, de quien se desconoce su nombre y William O’Reilly.
El parque fue un regalo de don Luis Cousiño Squella a su esposa, Isidora Goyenechea, y consta de 14 hectáreas en las que se distribuyen 57 esculturas francesas y 83 especies arbóreas de todos los continentes.
Tras la muerte de Luis Cousiño en 1873, Isidora Goyenechea asume el rol de administradora y directora de los negocios de la familia. Con ayuda de sus hijos, en especial de Carlos Cousiño, ocupa la tuición del parque y las minas de carbón de Lota, enfocándose en el término de la construcción del Palacio de Lota y en la decoración del parque con esculturas traídas desde Francia.
El Parque Lota es uno de los tres parques de estilo francés en Chile y es el único ubicado en un borde costero. Por su emplazamiento, es un referente de la comuna y desde su punto más alto se obtiene una perspectiva privilegiada de la costa del Golfo de Arauco, el muelle y las instalaciones mineras.
Dentro de los atractivos del parque se cuentan las más de 83 especies vegetales, de Chile y otras partes del mundo; la colección de 57 piezas de fierro fundido formada por esculturas, jarrones, escaños y pedestales y que corresponde a la colección más importante del país con piezas provenientes de la Fundación Val d’Osne, cuyo procedimiento de fundición, moldeado y aleación es originario de Francia.
Además, tiene una colección de esculturas de cerámicas de la fábrica Lota Green y una serie de construcciones icónicas entre las que destacan el kiosco chino, el observatorio de plantas, el observatorio meteorológico y el faro lustrín.

HISTORIA DE ISIDORA GOYENECHEA DE COUSIÑO

El parque de Lota lleva el nombre de Isidora Cousiño en homenaje a una de las mujeres más influyentes e importantes del siglo XIX.
Isidora Goyenechea de Cousiño nació en Copiapó en 1836 en el seno de una de las familias más influyentes del país. Considerada como una de las precursoras del feminismo en Chile, fue una importante empresaria y filántropa, destacándose por mantener un activo rol en la esfera pública.
Se casó en 1855 con Luis Cousiño – hijo de Matías – y tuvieron 6 hijos: Luis, Arturo, Carlos, Loreto, Adriana y María Luz. En 1873, tras la muerte prematura de su marido Luis, Isidora asume la dirección de los negocios familiares y, solo con 37 años, lidera la Compañía Industrial Carbonífera de Lota, la flota de barcos cargueros y a vapor, las Viñas de Macul, las minas de plata en Chañarcillo, las industrias de fundición de cobre y las fábricas de vidrio, además de las propiedades repartidas a lo largo del país y en Francia.
Su gestión estuvo marcada por un fuerte liderazgo femenino sin precedentes en la época, lo que se demuestra en sus acciones filantrópicas y de asistencia social que apuntaban a mejorar las condiciones de vida de los trabajadores y del país. Se preocupó de pavimentar calles y los accesos a los barrios populares de Lota, instruyó la creación de casas para los obreros y su urbanización, de manera que contaran con implementaciones domésticas básicas como artesas de lavado y hornos.
Fundó el Pequeño Cottolengo, el primer hogar para huérfanos del país, y la Gota de Leche, institución que distribuía leche de forma gratuita a los niños y niñas de Lota en respuesta a los problemas de desnutrición y mortalidad infantil.
Para la Guerra del Pacífico (1879-1883) Isidora dispuso de la flota familiar para apoyar a la escuadra nacional en el conflicto, aportando con sus barcos cargueros a vapor e insumos combustible (carbón).
Isidora falleció en París, Francia, en 1898.